lunes 27, junio 2022
spot_img

Un Presidente insultado

Me parece importante votar, al menos en las condiciones actuales de Costa Rica, en los procesos electorales que se presenten, no porque sean una fiesta (ya no lo son), sino porque no hay que abandonar los espacios que la libertad nos permita para decir lo que haya que decir.

Expuesto lo anterior, no hay duda de que los procesos electorales en nuestra herida e idiotizada democracia son una ofensa. Los partidos políticos lejos de defender la democracia la han hundido.  Si se ha de participar en lo electoral conviene hacerlo con la nariz tapada y con la protesta airada a flor de piel. Los partidos políticos ya no nos representan; se volvieron esqueletos derruidos que han servido y sirven de escalera a una pléyade de criaturas extrañas.  Por ejemplo, son incapaces de concederle un solo mérito a Carlos Alvarado. Y la verdad es que no es difícil hacerlo. Sacar a flote un barco hundido no es poca cosa. Carlos Alvarado podrá ser deficiente en mucho de su labor, pero él no es un ladrón.

En la Asamblea Legislativa y en las redes sociales ya es una profesión insultar.  Insultar por insultar. Ello me parece ineficaz y muy grosero para el cerebro. Es necesaria una oposición sólida, informada y coherente.  Nada se gana a punta de gritos e improperios. Porque este gobierno ha cometido errores graves y urge su fiscalización, pero no es querer hundirlo más como se solucionan los enredos. Un ejemplo es el caso de la UPAD que por su gravedad demanda firmeza y serenidad para ejercer un control político transparente y eficiente.

Son pocos los políticos que estudian en serio, los que proponen y argumentan correctamente.  Por eso, entre otras razones, los partidos políticos se nos presentan tétricos, vacíos de contenido, haciendo de lo electoral una jornada del día de los muertos, con sus esqueletos prestos a bailar música sombría. Y esta tétrica fiesta se prolonga por 4 años. 

Esta debacle también se refleja en la ausencia de una clase media culta y visionaria, porque ya los partidos políticos dejaron de ser un lugar para pensar en serio para se convertirse en antros de abuso. La clase media debe reconstituirse en lo ideológico para conformar una propuesta cultural y política secular, democrática, solidaria y de avanzada. Ello urge porque las fuerzas oscurantistas del medioevo ya están instaladas en la sala y en el comedor de nuestra casi rendida democracia. Construyamos, entonces, una cultura política de calidad, aunque parezca tarde.

(*) Allen Pérez es Abogado

Más noticias

2 COMENTARIOS

  1. En mi opinión la red social por defecto para el insulto es twitter.
    La calidad y liderazgo político no solamente escasea en Costa Rica sino en el mundo entero. Pero ante una avanzada de ideologías políticas con la fachada y el abuso de los «derechos humanos» en los último 30 años se ha estado realizando horrores en la gestión de los estados y hoy vemos la consecuencias negativas en las sociedades de «primer mundo» en ámbitos como el aborto, leyes lgtbi, etc.

  2. Repugnante es ver a los cara de barros del PLN ,PUSC jugando de santos,caga diablos, se les olvida todo la corrupción ,chorizos,la quiebra que le han provocado a este país…Por desgracia el PAC es de militantes PLN,PUSC, nada bueno se esperaba de este partido,las mañas se aprenden y no se olvidan,pero lo más repudiable,es la gente defendiendo estas mafias de partidos corruptos…increíble que no sientan amor y respeto por la patria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias