domingo 28, noviembre 2021
spot_img

Una fácil profecía: ante el Covid-19, políticamente Trump y Ortega caerán

Adiós reelección presidencial de Trump. Lamentablemente el COVID-19 en EUA creará una inestabilidad y caos como no se había visto desde los atentados de setiembre de 2001, esto por no haber en la nación «más poderosa» del mundo un sistema de salud asequible y universal, paradoja de este tiempo donde el neoliberalismo morirá tras esta crisis sanitaria a nivel planetario.

Así, calculo habrá no menos de 50 mil muertos cuando la pandemia alcance su pico en uno o dos meses. Los costosos, complejos y poderosos armamentos, misiles, tanques y aviones de combate de nada servirán contra el virus, menos su nutrido arsenal nuclear, todo valorado en trillones de dólares.

Conociendo al volátil y errático Trump, éste amenazará (de ahí no pasará, creo) con una campaña militar en el extranjero, probablemente contra Irán, Nicaragua, o la misma Venezuela, o algo bien desatinado para contrarrestar esta difícil coyuntura político-electoral, causada por el COVID-19, elevando la moral del estadounidense promedio, nacionalista, militarista y paranoico. También, me temo, podría ser el principio de la Tercera Guerra Mundial (o, por atípica -virus- quizás ya la estemos viviendo y no nos damos cuenta…).

Extraoficialmente, lógico, China y otras potencias están muy felices (además de Venezuela), en cuenta los enemigos políticos de Trump en su país, que no le faltan.

Sobre mi punto de vista del «tema venezolano», pues reconozco fallé: ya, por uno de sus más conocidos motes, «Más burro» (Nicolás) pasa a «Menos burro»: increíblemente está enfrentando esta crisis pandémica mucho mejor que Trump y países del área. Ha sabido canalizar la ayuda de sus tradicionales y poderosos aliados, Rusia, China y Cuba.

Tengo amigos venezolanos en Caracas, entre ellos una enfermera «bolivariana» y hasta imágenes me pasa por WhatsApp de camiones cisterna con mangueras de alta presión desinfectando las calles de las ciudades y pueblos (¡ni en Costa Rica!).

Sobre el «tema nica», pues muy contrario a Nicolás Maduro, sus homólogos dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo (quien deploro -ella- nació en mi amado pueblo de Tilarán en tiempos de la dinastía de Somoza), están demostrando al mundo lo dementes, brutos y sádicos genocidas que son con su pueblo. Pobres insensatos que actúan como adolescentes de favela o arrabal, a pesar de que sumadas sus edades de ancianos hacen 130 años o más, pero de estulticia pura (ni un ápice de sabiduría que debería darnos la edad): antes de diciembre estarán muertos o bien autoexiliados en Cuba o Venezuela.

Y en este país, me apena el Gobierno de Carlos Alvarado no tomara a tiempo mis humildes, pero sensatas sugerencias (si es que se enteraron de ellas porque están blindados de cualquier sugerencia efectiva ciudadana: prefieren seguir oyendo a sus trolls y asesores de inteligencia estilo Gestapo -UPAD-).

El régimen de Managua, literalmente, representará la ‘piedra de tropiezo’ para nuestra denodada y eficiente lucha nacional contra el COVID-19, que no será tan positiva al no poder controlar el flujo de contaminados regresando después de sus vacaciones de Semana Santa por millares de pasos clandestinos, junto a miles de hermanos nicaragüenses que, ante el caos de guerra civil (o invasión de EUA, aunque es remota esta posibilidad) que preveo, huirán en masa hacia el sur, creando, literalmente, un escenario apocalíptico de salubridad con defunciones de cientos de costarricenses ‘Inocentes’ porque esta Administración no actuó con la contundencia adecuada.

(*) Frank Ruffino es escritor, poeta y periodista independiente.

Más noticias

3 COMENTARIOS

  1. Entrar a jugar a la construcción de posibles escenarios para el desenlace o la profundización de la catástrofe a escala planetaria que se avecina, puede resultar arriesgado aunque no deja de ser un juego interesante por ahora. Los distintos regímenes políticos y las formas que ha asumido la manera de enfrentar esta múltiple pandemia, dentro de lo que se ha llamado una sociología del coronavirus, resultan ser un tema de sumo interés. Son innumerables los factores que determinan o determinaron ya la suerte que corran algunos países, nos basta con ver el dramático caso de Italia, una nación que había apostado por seguir con la producción hacia adelante y sin cuarentena, hoy están en lo más profundo de la crisis económica y no paran de contar cadáveres. En relación con algunos gobernantes podría resultar cierto aquello que decían los griegos de la antigüedad: los dioses ciegan a quienes quieren perder.

  2. Es curioso cómo se refiere Frank a Maduro, Ortega y Murillo en sus llamemos insultos, contra sólo un volátil y errático Trump y no estoy defendiendo a los primeros, es que sólo no veo diferencias donde todos podrían ser iguales. Pareciera que las campañas militares donde se sabe la cantidad de inocentes que pierden sus vidas, pues son más más aceptadas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias