miércoles 1, febrero 2023
spot_img

¿Nos expone la municipalidad a un riesgo mortal? ¡SÍ!

Sí nos expone la Municipalidad de San José a un riesgo mortal.  Y quienes de primeros avalarían esta afirmación serían el Ministerio de Salud, la Comisión Nacional de Emergencias, Bomberos de Costa Rica, la Cruz Roja Costarricense y los cuerpos de socorro en general.  Ellos son los expertos en este tipo de cosas. 

¿Cómo nos expone?  Con esas trampas potencialmente mortales que ha pegado a las aceras en muchas esquinas estratégicas del casco central de San José justamente donde se registra el tránsito de peatones y mensajeros más denso y que en su propio léxico llama “puestos fijos de venta” (como me lo indicaron ante una consulta que hice).

Esos puntos contribuyen dramáticamente a la aglomeración de personas:  hay un flujo en una dirección y otro flujo en la dirección contraria sobre las aceras de por sí estrechas y cuando esos dos flujos se cruzan en donde hay una de esas trampas que reduce el ancho de las aceras a la mitad y hasta a menos de la mitad ahí queda la gente embutida entre el edificio y el puesto. 

A esto hay que sumar el personal del peligroso puesto y hasta mesas de puestos ambulantes de lotería que se ubican al lado muchas veces;  también los armarios del sistema eléctrico, las tapas de las cajas de cables en las aceras y otros objetos más.  Por ahí no pueden pasar personas con discapacidad y menos con una silla de ruedas.  Hay algunos de esos puestos que están a escasos 80 centímetros de la pared del edificio.  Y el paso está intermitentemente obstruido por los dependientes y los clientes del puesto.  Cito como ejemplos que no creo sean los peores el de la esquina de la Calle 1 con la Avenida Central y el de la esquina de la Calle Central con la Avenida 4. Pero hay muchos más dispersos por toda la ciudad.

Pregunten a los entes que he mencionado qué pasaría en todos esos puntos en el caso de un incendio masivo, un terremoto, la persecución de alguien que huye de la justicia, una inundación, una invasión armada, una rebelión, una manifestación violenta, la necesidad de una evacuación de emergencia.  Pregunten o simplemente vean en la Internet lo que se produce en un caso de excepción viendo los vídeos sobre la invasión al Capitolio de EUA el 6 de enero de 2021 y sobre todo el del policía prensado por una puerta.  Simplemente atentan contra nuestras vidas.

Esas trampas son no solo peligrosas mortalmente sino feas, horribles.  Y sin siquiera pensar en tumultos atentan contra nuestra seguridad sanitaria.  Ahí no  hay forma de guardar el distanciamiento, ni de desinfectarse ni nada.  Y si quiere uno evitar la aglomeración echándose a la calle lo mata un vehículo.  Y estoy hablando de personas sin discapacidad, lúcidas, aptas y ágiles.  ¿Qué no puede ocurrir a quienes tienen problemas de cualquier tipo? ¿A madres con dos o tres niños entre uno en brazos y otros de la mano?  ¿A los no videntes? ¿A quienes van con cinco bolsas de hacer la compra? ¿A las personas obesas?  ¿Para qué tanta cantilena en cuanto a la necesidad de respetar todas las medidas preventivas si con solo una pasada por uno de esos compresores vamos a contagiar o a quedar contagiados?

También sirven como escondite de maleantes agazapados y de urinario.  Encima de que la ciudad es de un diseño ya obsoleto y poco práctico para la actividad actual, la autoridad que la administra le pone más obstáculos.  ¿Será esa una buena lección para las nuevas generaciones que quisiéramos aprendieran nuestros descendientes? ¿Para que sigan agregando más y más de estos tipos de bultos?

Personalmente me importa un bledo si eso es así por una ley o un decreto o un acuerdo o lo que sea.  Es un peligro público.  Me hace daño a mí cada vez que tengo que hacer mis diligencias por el centro de la capital y le hace daño a toda persona que ande en las mismas que yo.  Es algo visible, cotidiano y lo más importante:  es innecesario; afea la ciudad que ya no tiene una muy bonita cara que digamos pero como para concentrarnos en la importancia de la vida, sin duda imposibilitaría y dificultaría el trabajo de los cuerpos de socorro en medio de la emergencia.  Bueno, estamos en medio de una pandemia ¿no? ¿Es o no es una situación de excepción en términos universalmente aceptados? ¿Qué importa más:  la vida humana, el negocio, un decreto?  Si les importa más la vida humana tienen que demostrarlo eliminando ya esos enemigos de la seguridad, la vista y la fluidez de la circulación.  ¡Ya! ¡En nombre de la vida!  Nada de nombrar una comisión para estudiar el caso que es con lo que se sale en todos los departamentos del Estado.

Bueno, una cierta esperanza esta vez es que, a juzgar por algunos indicios, ya está comenzando a entrar en acción en este país la barredora de alta potencia.

(*) Orlando García Valverde, Traductor-Intérprete Oficial

Más noticias

5 COMENTARIOS

  1. Gracias Don Orlando por este,artículo. Ciertamente transitar por todo el territorio costarricense es un imperativo constitucional.En la realidad,transitar por las aceras de Sam José es de lo más peligroso que tiene nuestra capital, además de alcantarillas sin tapa, estos quioscos fijos y otros…. el tema de las aceras tiene una gran importancia en la mejora de la transitabilidad de una ciudad, tiene importancia económica y tiene importancia filosófica. Una ciud⁰ad es como una casa pero para X número de personas
    Tiene que existir un cierto orden para que funcione….. los habitantes hacen las ciudades: entre mejores ciudadanos mejores ciudades, los munícipes de cada municipio eligen al alcalde o lo remueven.

  2. Para el alcalde Diamante es más importante poner adoquines, un barrio chino, alumbrar para cuánta festividad se le ocurra, etc; que ordenar la ciudad.
    Nuestra capital es horrible, huele a cloaca, basura por todos lados, e indigentes en cada esquina.
    Parece que don Johnny no conoce el dicho: «La mona aunque se vista de seda, mona se queda».

  3. Cómo siempre, Orlando, totalmente acertado! La situación con los puestos fijos en las aceras ya tiene muchos años y por experiencia propia circular con sombrilla abierta cuando llueve es imposible. Es hora de que la municipalidad algo al respecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias