sábado 4, diciembre 2021
spot_img

El degradado universo político y social que nos asfixia

Columna Libertarios y Liberticidas(8).

A la memoria de Rosa Cedeño Castro( 1926-2008), una gran luchadora social.

Los procesos electorales en las llamadas “democracias formales” como la de Costa Rica y otros países de la región, con sus elecciones periódicas, y su aparente cambio de poderes cada cierto número de años, no son otra cosa que un colosal fraude, el que dadas las circunstancias, dentro de las que se plantea, resulta imperceptible para la gran mayoría de las gentes, los fuegos de artificio son tan atrayentes que muchos no logran darse cuenta de que se reducen a eso, pues el verdadero poder se encuentra en otra parte. Se trata de un engaño deliberado, que va mucho más allá del recuento  “imparcial” (que estupidez más grande) de los votos y de toda la alharaca que se hacen los medios de comunicación social, propiedad de las minorías plutocráticas de nuestros países.

Desde hace ya varias décadas en nuestro país, tanto como en casi todo el resto de América Latina no existen los partidos políticos, entendidos en estricto sentido como  unos conglomerados sociopolíticos, a los que se asocian una serie de gentes con el propósito de llevar hacia adelante sus iniciativas y sus proyectos de sociedad, los que solían presentar y proponer al conjunto de la población.

Así nacieron partidos como el APRA peruano o Alianza Popular Revolucionaria Americana, primero en escala regional y luego como un partido peruano, el Movimiento Nacionalista Revolucionario de Bolivia, la Falange Socialista Boliviana (que de socialista no tenía nada y más era una agresiva agrupación de la ultraderecha fascista durante los años cincuenta, sesenta y setenta del siglo pasado), el partido Acción Democrática de Venezuela y otros de ese país, el Partido Liberación Nacional de Costa Rica y muchos otros que claudicaron y vinieron a menos, tal y como ha sucedido con el APRA peruano cuyos restos, hoy convertidos en bandas fascistas, devinieron en marionetas que actúan al lado de la ultraderecha totalitaria del fujimorismo,  con lo que terminaron siendo la negación absoluta del ideario de su fundador, Víctor Raúl Haya de la Torre(1895-1979), quien murió pobre y apegado a sus principios, no sin antes dejar una avanzada constitución política, la que fue sustituida por una de corte neoliberal, a través de un golpe de estado, en abril de 1992. El traidor y comediante de baja estofa, Alan García Pérez, acabó de llevarlos por ese abismo junto con los fujimoristas y su líder, el encarcelado dictador Alberto Fujimori. Hoy en el Perú, al igual que en Costa Rica, al no haber partidos verdaderos, los medios al servicio de la ultraderecha totalitaria los han sustituido: El Comercio de Lima y La Nación de San José de Costa Rica coludidos con la mayor parte de las televisoras y estaciones de radio, en ambos casos de su propiedad, son los encargados de llevar adelante el trabajo sucio.

Créanme o no lo crean amigos lectores, yo lo ví con mis ojos y lo oí en boca de sus líderes cuando todavía era un niño y durante mi juventud, ese PLN o Liberación Nacional de Costa Rica existió, tal y como lo dije en días pasados, con su ideario socialdemócrata y reformista, con un proyecto de identidad nacional solidaria, una serie de figuras tan importantes como José Manuel Salazar Navarrete y su hermano Fernando, Daniel Oduber Quirós, Luis Alberto Monge Álvarez, Alfonso Carro Zúñiga, Fernando Volio Jiménez, Joaquín Garro Jiménez, Enrique Azofeifa Víquez,  Carlos Luis Jiménez Maffio, José Rafael Codero Croceri, Rodolfo Solano Orfila (de grata memoria) y muchos otros, a quienes tuve la dicha de conocer, entre ellos a Rodrigo Carazo Odio formado en esas filas, de las que nunca se alejó del todo, y de aquella generación de la Juventud Liberacionista de mediados de los sesenta, de la que formaron parte al inicio el sociólogo José Luis Vega Carballo(de grata memoria) y John Saxe Fernández un catedrático de la UNAM, dos científicos sociales y pensadores de avanzada hasta el presente. Esa generación de la que me gustaría hablar algún día, si el destino lo permite, estuvo conformada por gentes como mi amigo Gerardo Trejos Salas, Manuel López Trigo quien fuera de muy joven una pluma notable, con reflexiones muy agudas y el inolvidable Jorge Salazar Solís, un hombre muy apegado a los principios socialdemócratas de entonces, sobrio, estudioso y hacedor  silencioso hasta su deceso hace pocos años, entre quienes ya nos dejaron en años recientes. Aquello de verdad fue un partido político hasta los años ochenta, como lo fueron los partidos de la “otra izquierda”: la de los llamados “comunistas”, los grandes rivales de los glostoras en la década del cuarenta en lucha por el mismo espacio político, a quienes el PLN en gran medida y por presiones imperiales, mantuvo en el ostracismo durante las décadas de los cincuenta y sesenta, cosa que cambió en la década de los setenta, en especial el Vanguardia Popular, el así llamado Partido Comunista el espantajo que todavía asusta a muchos tontos e ignorantes de solemnidad que abundan en este país, pero que en realidad fue una parte decisiva en la concreción, a través de las luchas callejeras y la organización popular, de muchas de las conquistas sociales del pueblo costarricense, debido a la persistencia y determinación de lucha de sus muchos de sus combativos militantes de la clase trabajadora y artesanal, encarnada entre otros colectivos, en aquel invicto e inolvidable Sindicato de Zapateros, una verdadera trinchera de lucha que hizo historia de la grande, un sindicato del que formaron parte gentes valiosas, combativas y leales de siempre, cuyo recuerdo nos conmueve aún, al evocar la memoria de luchadores increíbles, incluso por su bonhomía, como fueron Víctor Mora, Juan Rafael Morales, Elmo Arias (muy amigo de mi madre), Manuel Badilla y Marcos Lemaire de quienes, entre otros muchos, acabo de ver una foto, publicada  recientemente por mi amigo Lenin Chacón Vargas. Todos ellos eran una parte esencial del tejido social de un país y de una generación increíblemente generosa y solidaria, la que se perdió en los meandros del tiempo, en el largo camino hacia el olvido.

Aquella fue una Costa Rica en la que existieron partidos políticos de verdad y se intentó jugar a la democracia, al menos de una manera un poco más auténtica que la fraudulenta mascarada del triste presente histórico de este cambio de siglo, donde la pretendida y falsa centroizquierda del llamado PAC, el de la gentecilla “progre” y su pata “izquierda”, terminó por entregar al movimiento social atado de pies y manos a la oligarquía, lo que le ha permitido a esta darle los últimos zarpazos al pacto social de hace setenta años, con la complicidad activa de los despojos del PLN de otrora…en el Perú, donde la derecha se apresta a darle el zarpazo final a la precaria democracia existente, nos encontramos con que esa estirpe limeña y reaccionaria decidió que si no son ellos los que ganan las elecciones, entonces hay fraude electoral, y hay que desconocer el mandato electoral que el pueblo peruano le otorgó al profesor Pedro Castillo Terrones, un político de una izquierda andina y provinciana que los derrotó en unas elecciones fraudulentas,  pero no por el recuento de votos como afirmó falsamente la ultraderecha y su prensa mentirosa, sino por la perversa campaña electoral que llevaron la gran mayoría de los medios en su contra. Espero volver sobre estos temas de la memoria histórica…y sus trampas.

(*) Rogelio Cedeño Castro, sociólogo y escritor costarricense.

Más noticias

12 COMENTARIOS

  1. El periodico La Nacion esta en la mira de grupo colombiano y de un grupo mejicano, establecido en el pais, para su adquisicion.Seran mejores los extranjeros que nuestro criollos oligarcas ? Que piensas Rogelio ?
    Los del Comercio del Peru tambien interesados,pero los otros tiene mas plata.
    Tanto ataque a los nuestros, que terminaremos con todos los medios ticos y nuestra produccion en manos extranjeras.

  2. Excelente comentario. Ahora me austo, llegue al supermercado mi cuenta 18.25, saque un billete de veinte y una peseta y se la di al cajero (estudiante univesitaro). Me Volvio a ver y me dijo me esta cuando mucho…Saco el telefono de no menos de $800 puso la calculadora para ver cuanto era el vuelto que me tenia que dar. Don Rogelio ese es el futuro de nuestras generaciones. Que se puede esperar.

  3. Muy buen artículo, yo en 1983, en una reunión con Óscar Arias, supe que él llegó al PLN en 1969, lo contó don Luis Viquez, iban para el Club Unión y Oscar le dijo que lo dejara en “la casona de don Pepe”, porque por aquí si llegaría a la presidencia, recordemos que aunque Oscar era de una familia muy adinerada, no dejaba de ser un campesino para los ricos capitalinos de aquel entonces. Luego en varias reuniones, logré captar que OAS era la mano de la oligarquía que acabaría con el PLN. Daniel Oduber, quien si lo sabía, trató de adversario y no pudo. Quedó demostrado muy claro, incluso Oscar fue el artífice del PAC mediante la mano de Otton, su gran amigo y luego envió a LGS su lacayo (cuando se fundó el PAC, Oscar creía que había acabado su rol en el PLN. Yo me fui de la política desde 1985. Ahora Oscar negocia con Chema cuota de poder, poniendo a Rigo para que vele por los intereses de la familia. En realidad nunca fui una dócil oveja de la política y me fui, no era mi mundo.

  4. Dichosamente soy hijo de un hombre de campo, muy trabajador, quien siendo yo un muchachillo de diez y seis años, me vio hacerle barra a Daniel (primera vez), me llamó aparte y me dijo: “hijo, nunca fui a un colegio, pero desde los años veinte cuando hicieron el Puente Negro (por cierto nunca tuvo ese color, después supe que se llamaba negro por el millón de cólones que costó) supe que era para unir una finca de los Peralta del Rosario de Naranjo. Entonces prometí nunca participar en política. Usted ya comprende, no quisiera verte en eso, pero queda a elección tuya.”
    Fue realmente algo que cada vez agradezco más de mi padre. Estuve muy cerca de quien después sería presidente a mis 35 años, me marché porque andaban muchos bichos raros, algunos fueron a la cárcel por narco.

  5. La nación es un periódico que nació en 1946, porque se veían grupos de comunistas por doquier. Tuvo la consigna de detener el PLN de Pepe y Daniel, no obstante no lo consiguió. Ya no tiene más ideología que la de “Cochecho”, es decir: nada.

  6. Buenos puntos de vista, no obstante si somos quisquillosos, desde la Revolución Francesa, con todos sus desmanes, siempre ha sido igual. El incorruptible terminó sin cabeza. Pocos años después el despótico Napoleón se erigía en emperador de Francia. Si revisamos la historia latinoamericana, todo ha sido lo mismo, desde Pedrarias matando a Vasco. Hay un libro muy aconsejable: las mariposas amarillas y los dictadores de Américalatina.

  7. Mi estimado Sr. Rogelio, Hace un poquitico lei la Nueva del PLN, me imagino que algunos de la alta alcurnia del PLN, se les rego el fresco de mosote por la boca y estan en un babascal de sorpresas. Interesante el posible conflicto de interes entre el suegro y el yerno si quedan uno de diputado y el otro de Presidente.
    Gracias por el reportaje, bendiciones.

  8. De José Luis Callaci:Los Partidos políticos han sido convertidos en simples cascarones manejados por cúpulas que hoy conforman una especie de Cofradía o Hermandad multicolor que están convirtiendo la democrática costarricense en una verdadera cleptocracia. Esa es la realidad que tan bien describe don Rogelio Cedeño Castro.

  9. Muy buen comentario,Rogelio. Yo mismo escribí un libro electrónico justo tocando el tema después de que habiéndome formado en un ambiente anti figuerista en el gobierno de Carazo tuve la oportunidad de desempeñar tres cargos importantes y en uno de ellos
    debía viajar fuera del país junto a don Jose Figueres padre. Los viajes frecuentes fuera de Costa Rica propiciaron una amistad creciente y cuando el ex presidente publica en 1985 un libro pleno de mentiras sobre la muerte de mi padre y otros que mueren en la denominada revolución del 48, el ex presidente se expresa despectivamente de los muertos en un DC3 derribado en Palmira, Zarcero. Ante mi reclamo, el señor expresidente llega a mi casa en compañia de 8 testigos y me indica que el no escribió el libro ,sino que lo hicieron dos personas del PLN sin su conocimiento y consentimiento. Lo que me narrase en presencia de muchos testigos lo he escrito en un libro que se encuentra en Academy.Edu. Tengo su testimonio en un documento debidamente notariado..y los dos mentirosos que escribieron el libro utilizando indebidamente el nombre del ex presidente se llamaban: Prbo.Benjamin Nuñez y Per.Gullermo Villegas Hoffmaister. Que asi conste. JPQ.

    • Me apena semejante hecho, en el caso de Guillermo Villegas Hoffmeister, debom decir que fue una persona con quien mantuve una amistad sincera a lo largo de toda una vida, fue así porque siempre nos decíamos la cosas de frente, sin importar nuestras coincidencias o discrepancias sobre los más diversos temas. En el lenguaje del siglo anterior, yo más a la izquierda y el más hacia la derecha, aunque hoy esos términos como tantos otros hayan perdido buena parte de su significado, sentido y valor explicativo. Saludos don Jorge, recuerde que la historia es un fluir que se viene haciendo y rehaciendo constantemente, va y viene conforme aprendemos a examinar mejor las fuentes historiográficas, en especial las de naturaleza documental.

Responder a El Viejo Tico Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias