domingo 28, noviembre 2021
spot_img

¿Cómo afectan la libertad de información en la dignidad humana?

De forma preliminar se ha detectado que los medios de comunicación ejercen presión sobre ciertas decisiones judiciales, además de estigmatizar a personas por hechos que no cuentan con sentencia firme que lo declare culpable de un ilícito. La opinión pública que se crea en la sociedad afecta la dignidad de quien ha sido objeto de la noticia, igual dañan la imagen de alguna institución que ha sido cuestionado en algún medio de comunicación nacional o internacional.    

La necesidad de un “espectáculo”, ha causado en los medios de comunicación social un fenómeno particularmente inusual que consiste en aplastar la dignidad humana. Esto se ve a diario desde la transmisión de noticias de “última hora” o “último minuto”, en donde se expone a las personas recientemente aprendidas sindicadas por algún ilícito, en donde a pesar de usar la palabra “presunto”, en un juego donde la imagen puede más que las palabras, pareciera desaparecer en la transmisión la imagen de una persona esposada, desprovista de toda esperanza, custodiada por elementos de las fuerzas de seguridad del Estado; esto pareciera prevalecer sobre la palabra “presunto”, con la que se pretende salvaguardar la dignidad humana, sumado al hecho de que no se da seguimiento a la noticia.

El conflicto entre el Derecho a la Libertad de Expresión y dignidad humana, trasciende hoy en día en la imagen de los indiciados de algún ilícito, ya en el campo de lo político se puede ver ataques a funcionarios públicos por actos no oficiales, actos puramente personales, que poco o nada tiene de relevancia noticiosa, convirtiéndose en un verdadero linchamiento político; o la transmisión de segmentos en los “noticieros”, que pretenden escudarse en “una forma diferente de ver las noticias”, en donde la dignidad humana se pisotea impunemente, mostrando a personas en estado de ebriedad transitando por las calles sin cometer ningún acto ilícito, noticia que poco o nada puede aportar en cuanto al valor noticioso. Y es que, estar en estado de ebriedad no es –hasta donde tengo conocimiento– un hecho ilícito.

La comunicación a lo largo del tiempo ha ido evolucionando y mejorando para que las personas tengan de una manera simple y fácil la información que requieren. Para hacer balance de cómo se ha ido desarrollando a lo largo de la historia se muestra a continuación un pequeño resumen de los medios comunicativos utilizados.

Comenzamos con nuestros antepasados los cuales les bastaba con una mueca, una sonrisa o un sonido de un animal para expresar sus sentimientos o estados de ánimo.

La comunicación es muy importante en la vida de los seres humanos, a lo largo de la historia de la humanidad el hombre ha creado diversos medios de comunicación, los cuales son muy variados y útiles. Con los avances tecnológicos se ha logrado contar con sistemas de comunicación más eficaces, de mayor alcance, más potentes y prácticos.

Hoy en día, los medios de comunicación constituyen una herramienta persuasiva que nos permiten mantenernos en continua comunicación con los distintos sucesos sociales, políticos y económicos tanto a escala nacional como internacional.

La capacidad que tenemos hoy de hacer llegar nuestros mensajes a largas distancias en forma instantánea, a través de la televisión, la radio, el teléfono, la computadora o el fax, transmitiendo casi simultáneamente datos e informaciones, nos es tan familiar que hasta actuamos con indiferencia ante ellos.

De las principales obligaciones del Estado se encuentra la protección de las personas, en específico garantizar una vida digna. Es por este motivo que se regula en aras de que el ser humano se le garanticen sus derechos.

Con el avanzar de las tecnologías van surgiendo nuevos medios de comunicación, que en su mayoría les interesa vender noticias sin importar las violaciones a los derechos humanos que sus reporteros cometan. Ante esta vulneración, nacen nuevas legislaciones en las cuales se pretende castigar a quienes incurran en estas acciones.

Es una problemática que ha venido en aumento, las autoridades requieren del accionar de quien considere afectada su dignidad. De esta manera consideramos que es un tema de discusión actual y de interés social.

El derecho a la información se encuentra consagrado a nivel constitucional y convencional, es importante para la ciudadanía tener el acceso a información pública que puedan orientar acerca de una situación que se esté dando. En este sentido, apoyamos dicho derecho y se considera que es de suma importancia para esclarecer hechos delictivos inclusive; sin embargo, dicho derecho es aprovechado y va más allá del interés público, y con base en el derecho a la información se cometen violaciones a la privacidad de las personas, vulnerando de esta manera la dignidad y derecho a la privacidad.

En el afán de vender noticia, medios de comunicación conculcan el derecho a la privacidad y dan a conocer asuntos personales y sin relevancia para la sociedad, de esta manera afectan la integridad de quien ha sido noticia.

Por parte de la Constitución Política de Costa Rica en su Artículo 29 lo resguarda de la siguiente manera: “Todos pueden comunicar sus pensamientos de palabra o por escrito, y publicarlos sin previa censura; pero serán responsables de los abusos que cometan en el ejercicio de este derecho, en los casos y del modo que la ley establezca”.

El derecho a la información se encuentra consagrado a nivel constitucional y convencional, es importante para la ciudadanía tener el acceso a información pública que puedan orientar acerca de una situación que se esté dando. En este sentido, apoyamos dicho derecho y se considera que es de suma importancia para esclarecer hechos delictivos inclusive; sin embargo, dicho derecho es aprovechado y va más allá del interés público, y con base en el derecho a la información se cometen violaciones a la privacidad de las personas, vulnerando de esta manera la dignidad y derecho a la privacidad.

En el afán de vender noticia, medios de comunicación conculcan el derecho a la privacidad y dan a conocer asuntos personales y sin relevancia para la sociedad, de esta manera afectan la integridad de quien ha sido noticia.

Sin duda, que si el derecho a informar y a estar informado es importante, lo es de igual manera el derecho a la intimidad o a la privacidad de las personas, esto es, a la libertad de los componentes de la sociedad contra la injerencia abusiva de las autoridades o de los particulares, en la esfera privada de las personas donde no es factible la penetración de extraños, cualesquiera que sean, porque con alguna frecuencia el desbordado o mal ejercicio del derecho a la información, desencadena controversias y enfrentamientos. Ello sucede cuando por la actuación de los medios de comunicación se rompe el punto de equilibrio que resulta de la armonía entre el acceso a la información sobre los demás y el derecho a la reserva de la vida privada de las personas y los componentes de su familia. Si ese equilibrio no se mantiene o restaura, se quebranta la libertad de información y, por contera, se vulnera el derecho a la intimidad.

Cuando se presenta un conflicto de derechos entre el de información y la intimidad, es decir, cuando se presenta un desequilibrio en el ejercicio de los mismos, de manera que debe determinarse cuál resulta prevalente, teniendo en cuenta el valor esencial que amparan, es menester en reconocer que la prevalencia del derecho a la intimidad sobre el de información, es consecuencia necesaria de la consagración de la dignidad humana como principio fundamental y valor esencial.

(*) Hazel Guzmán Martínez es estudiante del Doctorado en Derecho de la Universidad de Costa Rica.

Más noticias

2 COMENTARIOS

  1. En Costa Rica, como en otros países del orbe, los medios de comunicación influyen en las opiniones de las personas, sea que la noticia mostrada sea cierta o no, precisa o no, se le dé seguimiento o no. Este tema es para tomarlo “con pinzas” por cuanto se confrontan dos derechos, el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la imagen (privacidad de datos, que la autora lo liga, certeramente, con el principio de dignidad humana). Es claro que los habitantes de la sociedad costarricense tienen derecho a informarse de lo que pasa en el mundo y a nivel nacional. Ello incluye noticias o “sucesos judiciales”, como se le ha denominado. También, los periodistas cumplen la importante laborar de investigar la noticia, sintetizarla y exponerla al público. Es lógico que no todas las noticias les gusten a todas las personas, sobre todo si se refieren a ellas. No obstante, una cosa es que no les guste, y otra distinta es cuando se le ofende, se usa su imagen de manera engañosa, o hasta se le condene en una noticia, como dice la autora, sin que ello sea apegado a la realidad y sin dar un seguimiento claro al caso. El tema de hasta qué punto llega el derecho de libre expresión del periodista y cuando se inicia la vulneración del derecho a la privacidad de la persona objeto de la noticia es nada fácil de determinar. Y mucho menos la resolución es aplicable y única para todos los casos. Sí me parece esencial recordar que el artículo 28 de la Constitución Política señala que: “ARTÍCULO 28.- Nadie puede ser inquietado ni perseguido por la manifestación de sus opiniones ni por acto alguno que no infrinja la ley. Las acciones privadas que no dañen la moral o el orden públicos, o que no perjudiquen a tercero, están fuera de la acción de la ley…” Esta norma me parece básica, y el inicio para analizar hasta dónde llega el derecho de una persona, y dónde inicia el del otro.

  2. Interesante lo planteado por la autora, puesto que se contraponen derechos que tutelan bienes jurídicos con un valor importante no solo para las personas sino para el correcto funcionamiento de la sociedad y la democracia misma. Creo que al lado de la problemática que se expone, el incremento del uso de la tecnología y las redes sociales, junto con su monetización, generan un efecto contraproducente en cuanto al manejo de la información. Los noticieros y en general los medios de comunicación han tenido que echar mano de estrategias que les permita incluso «viralizarse», por lo que cada vez más se observan titulares amarillistas que se convierten en la forma en que se llama la atención de los usuarios y ganan vistas, sin perjuicio del daño que eso genere y de lo «light» de la noticia que se transmite. Por otra parte, se empieza a notar una tendencia donde ya no solo se comparte un mensaje o una información, sino que esta se politiza e incluso se saca un provecho económico, generando con ello presiones a todo nivel. Como ocurre siempre con los derechos, pareciera que lo que se requiere es una mayor consciencia y un equilibrio, lo cual no conviene a los principales beneficiarios por lo que en la actualidad se omite.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias