sábado 28, enero 2023
spot_img

Algunas de las conductas más odiosas del tico

Columna Poliédrica

Con esto de la participación de la selección nacional de fútbol en el mundial de Catar, nuevamente, aparecen muchas de las conductas más odiosas del tico. Se trata de comportamientos que son repugnantes debido al nivel de bajeza que supone dichas acciones, así como las consecuencias que repercuten en los mismos ticos; el fútbol tiene la posibilidad de desatar las pasiones más bajas de las personas, y también las más irreflexivas.

Debido a que se perdió contra la selección nacional mayor de fútbol masculino de España y por un marcador muy abultado, se asume la posición que ya nada sirve y que todo es una desgracia. Aparecen voces que reniegan de los jugadores, cuerpo técnico y los dirigentes que, semanas o meses atrás, eran objeto de toda clase de elogios, con lo cual se evidencia una de las conductas más odiosas del nosotros los costarricenses; nos gusta hacer leña del arbol caído y también nos gusta montarnos en el coche de la victoria, ambas conductas son reprochables y detestables.

El tico, en no pocas ocasiones, la emprende en contra del mismo tico. Hace mucho tiempo, cuando la selección de fútbol de Costa Rica jugaba en el estadio Ricardo Saprissa, me tocó vivir una de las conductas más aborrecibles del tico, a saber: los jugadores no tuvieron una buena noche y el equipo mexicano comenzó a pasar la bola de un lado para otro del campo de juego, para mi sorpresa, los mismos ticos comenzaron a corear el olé a favor de la selección mexicana. Eso fue como una traicón colectiva. 

En el actual mundial de fútbol salió a relucir la falta prudencia de algunas personas al proclamar a los cuatro vientos que serían campeones mundiales. Quiero dejar claro que no se trata de sentirnos menos que ninguna de las selecciones participantes o de los otros países del mundo, sin embargo, hubiese sido mejor tener recato y que los jugadores, entrenador y el motivador de la selección de fútbol dijeran: vamos a tratar de llegar los más lejos que nos sea posible. Lo anterior supone el objetivo de llegar hasta la final y ganarla, pero no expone a las personas al rídiculo en caso de no lograrse el campeonato mundial de fútbol.

Otra conducta de las más odiosas son los insultos de todo tipo que los familiares de los jugadores tienen que soportar de parte de fanáticos sin ningún tipo de educación. Los familiares no tienen la culpa de que los jugadores no hayan tenido un buen día en defensa, que no se hayan encontrado en el medio campo o que la delantera falle goles o ni siquiera hiciera un tiro directo como en el partido contra la selección española de fútbol; es aberrante que, sobretodo los hijos de los seleccionados, se vean sometidos a insultos y todo tipo de bromas en razón de su vínculo sanguíneo con los jugadores que están representando al país en Catar.

Es curioso también que hay personas cuyo desconexión con la realidad es total. Solo piensan en fútbol día y noche, desde que se levantan hasta que se acuestan, es algo que se vuelve hasta patológico; en otras palabras, se asume una conducta irresponsable a lo interno de las familias, aunque no tengan capacidad económica se compran pantallas de televisión y se hacen actividades que no se pueden costear o lo hacen por medio del endeudamiento familiar. La irresponsabilidad financiera es parte de las conductas odiosas del costarricense.

Finalmente, la más odiosa de todas, es la violencia que se asume si se pierde y si se gana. Se ha dicho que la violencia es solo contra las mujeres pero va más allá de eso, se ensaña contra los hijos e hijas, contra madres y padres adultos mayores, pero también entre los propios varones que forman parte de la familia; en efecto, se trata de la conducta más odiosa de todas, la que resulta incomprensible y la que hace del costarricense promedio (no todos) una persona odiosa y digna de la censura más fuerte que se pueda hacer.

Esta realidad no la dicen los medios de comunicación, a veces, hasta se oculta. Nosotros aquí queremos evidenciarla, no para señalar a nadie sino para intentar, como sociedad, erradicarlas de nuestra forma de ser.

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columna poliédrica.blogspot

Más noticias

11 COMENTARIOS

  1. Comparto lo expresado,pero no es un fenomeno propio de los ticos.A nivel mundial,el futbol,opio de los pueblos,causa las mismas situaciones.Ese es su exito,despertar las pasiones en el fanatico,tanto las buenas como las malas.Es un asunto sociologico que estudia el amigo Rogelio Cedeño Castro,experto en estos temas.

  2. De acuerdo con el primer comentario. Esto no tiene nada con ser Tico. Más bien la opinión en contra de los ticos tiene que ser estudiada por el escritor. El ser humano expresa sentimientos de diferentes maneras, Cuando es en en forma colectiva pueda que sea negativa agresiva y hasta peligrosa. Se ve en la política también.
    Por lo menos ya hemos progresado un poquito de los tiempos de el coliseo de Roma. Aunque no parezca.

  3. No, yo siento aversión por las pasiones futboleras, pero las comprendo. No es exclusiva del ser costarricense, no, es mundial. Todo mundo tiene derecho a esa locura cada cuatro años, es la única alternativa para romper la rutina. El hecho de que no me gusta el fútbol apasionado, no me autoriza a criticar a los demás. La filosofía enseña la tolerancia, aunque usted es un profesor de filosofía, debería aprender de los filósofos.

  4. Interesante leer a gente que justifica esas conductas odiosas porque no son conductas atribuibles solo a los ticos, es decir, es aquello de: mal de muchos, consuelo de tontos. Sean serios, por favor. Todas las conductas que señala el señor Mirom en este texto, no son solo odiosas, son detestables.

  5. Yo he visto partidos en los paises escandinavos donde la aficion no para de apoyar aunque vayan perdiendo. De igual manera tuve la oportunidad de asisitir a un partido de la MLS e igual el apoyo de la aficion fue incondicional aunque perdieran. Les recomiendo el libro Pura Vida / Pura paja de Rodrigo Villalobos donde se habla de estas conductas odiosas de los ticos .

  6. No son solo odiosas, no son solo detestables, son peligrosas, son para desterrar . El hecho de que lo veamos como odioso ya le estamos dando justificación. Debemos analizarlas y tratar de descartarlas de nuestra sociedad…y si son mundiales…por desgracia.

  7. Todo lo que se dice es cierto, pero más bien yo diría que los ticos son mucho más moderados en ese aspecto que el resto de Latinoamerica.
    He visto suramericanos romper el televisor, algunos mexicanos no se quedan atrás.
    Varios mundiales atrás, un futbolista colombiano falló un penal y al regresar a su país lo mataron.
    Así que sinceramente, de todos los cabeza hueca del continente, creo que somos de los más inofensivos.

  8. Fácilmente idealizamos al pais o lo descalificamos y hasta satanizamos. Ya lo señalaba Yolanda Oreamuno el tico es serruchapisos, esa predisposicion para no permitir que alguien trascienda la linea media, con lo bueno que tiene como actitid antiidolátrica y lo malo de no reconocer los méritos de quienes se destacan. En este último aspecto, la mezquindad y la envidia nos delata en nuestra pobreza humana y espiritual. Ya lo decía Martin Buber, «una sociedad puede considerarse humana, ahi donde sus miembros se afirman unos a otros en lo que son y aún en lo que pueden llegar a ser». A propósito, un escritor que trascendió nuestras fronteras, como José Leon Sanchez, llegó a ser reconocido con el MAGÓN, tarde, demasiado tarde.

    • Eduquemos para la solidaridad y no para la competencia. Principio de María Montessori. Pero criticarnos sin ninguna norma correctiva, es caer en lo que criticamos.

  9. No se le deja al aficionado escoger ni al técnico ni a los jugadores, todo es impositivo. En la organización argollera. Se cobra la entrada al espectáculo. Y se paga para disfrutarla. No nos pueden reglamentar nuestro comportamiento. El fútbol es un deporte para divertir a multitudes. Sean más serios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias