miércoles 21, febrero 2024
spot_img

Especies invasoras dañan la naturaleza, la economía y la salud

Bonn, Alemania, 5 sep (IPS).- Unas 37 000 especies exóticas vegetales y animales han sido introducidas por actividades humanas en regiones y biomas de todo el mundo, y al menos 3500 amenazan gravemente a la naturaleza y la vida humana, indicó este lunes 4 un nuevo estudio de la entidad Ipbes, asociada a las Naciones Unidas.

El estudio de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (Ipbes), integrada por 143 países, indica que el costo económico global de las especies invasoras, que se cuadruplica cada década desde 1970, ya en 2019 superó los 423 000 millones de dólares.

“La grave amenaza global que representan las especies exóticas invasoras se subestima y, a menudo, no se reconoce. Son un desafío importante para las personas en todas las regiones y en todos los países, y con demasiada frecuencia se ignoran hasta que es demasiado tarde”, indicó el documento.

El informe fue elaborado por 86 expertos de 49 países, que trabajaron durante más de cuatro años y medio. Se basa en más de 13000 referencias, incluidas contribuciones significativas de pueblos indígenas y comunidades locales, lo que la convierte en la evaluación más completa jamás realizada sobre el tema.

Indica que alrededor de seis por ciento de las plantas exóticas, 22 % de los invertebrados y 14 % de los vertebrados exóticos, y 11 % de los microbios extraños, son invasivos y plantean riesgos importantes para la naturaleza y las personas.

La entomóloga británica Helen Roy, copresidenta de evaluación de Ipbes, destacó que “las especies exóticas invasoras son una gran amenaza para la biodiversidad y pueden causar daños irreversibles a la naturaleza, incluidas la extinción de especies locales y globales, y también amenazan el bienestar humano”.

Las personas con mayor dependencia directa de la naturaleza, como los pueblos indígenas y las comunidades locales, corren un riesgo mayor: más de 2300 especies exóticas invasoras se encuentran en tierras bajo administración de pueblos indígenas, lo que amenaza su calidad de vida e incluso sus identidades culturales.

“Las especies exóticas invasoras son una gran amenaza para la biodiversidad y pueden causar daños irreversibles a la naturaleza, incluidas la extinción de especies locales y globales, y también amenazan el bienestar humano”: Helen Roy.

Aunque muchas especies exóticas fueron históricamente introducidas intencionalmente por sus beneficios percibidos para las personas, se ha determinado que el impacto negativo de 85 % de las que se vuelven invasivas es enorme para la naturaleza y las personas.

“Han sido un factor importante en el 60 % de los casos y el único impulsor del 16 % de las extinciones globales de animales y plantas que hemos registrado, y al menos 218 especies exóticas invasoras han sido responsables de más de 1200 extinciones locales”, apuntó el ecólogo chileno Aníbal Pauchard, copresidente del estudio.

A modo de ejemplo se mencionan los casos del cangrejo costero europeo (Carcinus maenas) en los criaderos comerciales de mariscos en Nueva Inglaterra (América del Norte) y los daños causados por el falso mejillón del Caribe (Mytilopsis sallei) a recursos pesqueros de importancia local en la India.

El caso más destacado es el del jacinto de agua (Pontederia crassipes), la especie exótica invasora terrestre más extendida en el mundo, originaria de América del Sur y que ha invadido ríos y lagos prácticamente en todas las regiones del mundo, afectando severamente la riqueza pesquera y modos de vida en esos espacios.

Sus escoltas son la lantana (Lantana camara), un arbusto también de origen sudamericano y que en África, Asia y Oceanía perjudica a los animales que consumen sus bayas y afecta la reproducción de especies vegetales nativas.

Tercera es la rata negra o de barco (Rattus rattus), oriunda del trópico asiático, que colonizó Europa hace siglos y desde allí se extendió a todo el mundo, causando severos daños tanto a la economía como a la salud humana.

Roy dijo que “la futura amenaza de especies exóticas invasoras es una gran preocupación”, pues 37 % de las 37 000 conocidas fueron reportadas desde 1970, en gran parte debido a los crecientes niveles de comercio global y viajes humanos.

Para la experta “es probable que la aceleración de la economía mundial, la intensificación y expansión del cambio en el uso de la tierra y el mar, y los cambios demográficos, conduzcan a un aumento de las especies exóticas invasoras en todo el mundo”.

Agregó que “incluso sin la introducción de nuevas especies exóticas, las ya establecidas seguirán ampliando sus áreas de distribución y extendiéndose a nuevos países y regiones. El cambio climático empeorará aún más la situación”.

Pauchard dijo que “la buena noticia es que, para casi todos los contextos y situaciones, existen herramientas de gestión, opciones de gobernanza y acciones específicas que realmente funcionan”.

“La prevención es absolutamente la mejor opción y la más rentable, pero la erradicación, la contención y el control también son eficaces en contextos específicos. La restauración de ecosistemas puede mejorar los resultados y aumentar la resistencia de los ecosistemas a futuras especies invasoras”, agregó el experto.

(*) Este artículo es publicado por acuerdo con la agencia de noticias IPS.

Noticias de Interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias