martes 27, septiembre 2022
spot_img

Muchos periodistas costarricenses son una vergüenza

Columna Poliédrica

Recientemente se informó que el rubro de disponibilidad fue eliminado del salario mínimo de los profesionales en periodismo. Lo curioso fue que muchos de los que, un día sí y otro también, salen en los medios de comunicación haciendo notas sesgadas en relación con la inconveniencia de los pluses salariales, ahora sí pegan el grito al cielo afirmando que dicha decisión es arbitraria y atenta contra los derechos laborales de los periodistas. ¿Dónde habrán dejado la vergüenza?

Voy a dejar claro desde el inicio que no estoy de acuerdo con que se le elimine el rubro de disponibilidad a los periodistas. Considero que se trata de un derecho laboral consolidado y que, al igual que otros trabajadores, esos rubros del salario no pueden eliminarse por la tendencia existente de cargar a los empleados, públicos y privados, todos los males que están aconteciendo en Costa Rica. La causa de que Costa Rica esté postrada económica y socialmente no son los trabajadores.

Dicho lo anterior, lo que sí es reprochable es la conducta de muchos periodistas en relación con este y otros temas. Cuando se trata de derechos laborales de otros trabajadores, en no pocas ocasiones, están prestos a satanizar y a ser eco del discurso de los dueños de los medios de comunicación, así como de los otros grupos que se han beneficiado del modelo económico excluyente que está instalado en Costa Rica. Lo anterior merece reproche, no solo porque transgrede una serie de principios éticos del periodismo, sino porque constituye una total incoherencia porque ellos también son trabajadores que están siendo perjudicados por la falta de equidad del modelo económico costarricense.

Existen unos pocos periodistas que están muy bien remunerados, pero la mayoría reciben un salario de regular para abajo. Los grandes medios de comunicación costarricense paga buenos salarios a sus Directores, muchos de ellos extranjeros, para que sean fieles a sus intereses; sin embargo, en los últimos tiempos, dada la saturación de esa carrera, han optado por contratar a periodistas jóvenes de bajo costo, es decir, les pagan cualquier cosa y estos están prestos a trabajar a destajo por unos cuantos colones y por adquirir alguna experiencia. Cualquier observador puede ver la movilidad que hay de reporteros y como estos trabajan sin horarios y con una baja remuneración.

¿Por qué ,entonces, los periodistas informan sesgadamente en relación con las reivindicaciones laborales? Esta pregunta es difícil de responder, ya que muchos de ellos afirman que tienen independencia a la hora de hacer su trabajo, empero, esas afirmaciones son dignas de duda y no convencen mucho; es la misma pregunta que uno se hace en relación con los policías que, a pesar de estar mal pagados y sufrir en carne propia los problemas de la inequidad económica, siguen reprimiendo a las personas y continúan obedeciendo órdenes de las personas que los tienen en la pobreza.

Lo mínimo que uno quisiera es que los periodistas informen y que honren el principio de balance de la información. Que informen porque la mayoría lo que hacen es dar juicios de valor sobre los hechos, aspecto que sesga la información y no permite que el receptor sea el que valore, desde su perspectiva, los acontecimientos. Que balanceen la información porque, usualmente, le tienen la mano a los grupos afines al medio de comunicación o a sus jefes; en otras palabras, no tienen en cuenta a la otra parte y en el caso que lo hagan, ocurre el sesgo que hemos venido señalando.

Finalmente, si creen que sus posiciones en relación con los derechos de los trabajadores son las correctas, deberían tener la coherencia y valentía de renunciar al plus salarial que representa la disponibilidad que ahora reclaman. Es penoso observar ciertos personajes que siempre se han opuestos a los pluses salariales, ahora sí, defender este plus que les afecta directamente a ellos. Un poco de coherencia no vendría mal en el periodismo costarricense, sin embargo, está claro que eso es pedir mucho a ciertas personas.

¡Coherencia señores, coherencia, es lo que se les pide!

(*)  Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

9 COMENTARIOS

  1. «La causa de que Costa Rica este postrada económica y socialmente no son los trabajadores »
    Bueno esa es una afirmación que se las trae.Dice Salom, repito Salom,que en cosa de 9 años,al 2028,el total del FEES se va en salarios……..muchos trabajadores en el estado,paraece si ser el problema.

  2. Pues ue buen comentario, sin exgerar le pone el punto al acento. Y en efecto toda desmejora salarial es una perdida lamentable de derecho lavoral, ahh pero sin alegrarse del mal ajeno, les ha de venir muy bien por vende patrias y vende almas, pues muchos de los mal llamados «periodistas» ha satanizado y hecho desprecio a descarnio contra los empleados publicos y hasta han ignorado los reclamos dignos de muchos otros empleados privados. Cosechan el fruto que dice el refran: Al que le ayuda al diablo, con llevarselo le paga!!!!!

    • Pues un buen comentario, sin exgerar le pone el punto al acento. Y en efecto toda desmejora salarial es una perdida lamentable de derecho laboral, ahh pero sin alegrarse del mal ajeno, les ha de venir muy bien por vende patrias y vende almas, pues muchos de los mal llamados «periodistas» han satanizado y hecho desprecio a descarnio contra los empleados publicos y hasta han ignorado los reclamos dignos de muchos otros empleados privados. Cosechan el fruto que dice el refran: Al que le ayuda al diablo, con llevarselo le paga!!!!!

  3. SEgún Leo López, los empleados estatales si son el problema, otro que se tragó el cuento según él a medias.
    Estoy de acuerdo ciento por ciento en lo expresado en este artículo. Es la total verdad.

  4. Lo que es escribir sin saber qué es la disponibilidad de un periodista. Qué fácil es emitir un juicio, cuando no se ha pasado por una sala de redacción, no se ha hecho una guardia o cuando lo mandan a un evento y no tiene derecho de alimentación, una cama porque la prioridad es cumplir con la cobertura. Repito, qué fácil es opinar si darse a la tarea de saber exactamente qué es disponibilidad.

  5. La vergüenza quién la deben sufrir son los jefes y dueños de los medios de comunicación, no los periodistas, que junto a los tombos mal pagados tienen que obedecer a ciegas o, van a la calle, a engrosar las listas de desempleados. Y no es casualidad el tener extranjeros manejando esos medios, donde uno se pregunta: ¿es tan raquítico el profesionalismo del costarricense, cuando vienen foráneos a operar medulares entes, no solo periodísticos, sino de cualquier naturaleza? Se acomodan y usurpan esos especiales puestos, bien pagados, trayendo principios y valores nada compatibles a nuestra idiosincrasia. O sea, que podremos esperar con un Ignacio del 7, rueda-ibarria de la radio, Marín de salud, española UCR, etc., para hacer respetar nuestra independencia, soberanía, principios, valores, moralidad y justicia, donde hasta promueven “sutilmente” la unión Centroamérica y privatización maldecida por nuestros costarricenses. Mal andamos, cuando se sospecha de ser esos dueños extorsionados extra fronteras para forzar el juego corrupto a sus particulares y abultados negocios. Todo un engranaje mediático mundialista para atraparnos por siempre. Y ni hablar del espectro radioeléctrico. Periodismo, algo que sí hubiera estudiado. Policía no, por cuanto no puedo ser un obediente vasallo a la sinrazón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias