lunes 30, enero 2023
spot_img

Lo más importante son las personas

Columna Poliédrica 

Cuando uno va a ciertas actividades públicas o privadas llega a la conclusión que hay una desconexión entre ciertas personas y la realidad. Espero que no me pidan nombres, muchos de los que leen esta columna habrán tenido la misma sensación y algunos otros que tienen la deferencia de leerla también, han señalado exactamente lo mismo pero desde la perspectiva opuesta.

Las recientes lluvias han evidenciado la fragilidad de muchas comunidades en relación con el factor climático. Los geologos siempre dicen que las catastrofes se pueden prevenir, pero está claro que la forma desordenada en que han crecido las poblaciones, ha generado los desastres que hemos visto y que seguiremos presenciando; sin embargo, no se puede prevenir los desastres haciendo caso u omiso de las necesidades que tienen los seres humanos, por ejemplo, de vivienda.

Los problemas se han dado en varias partes del país. La zona sur, el pacífico central,  Guanacaste, la zona norte, el valle central y la zona atlántica, han atestiguado inundaciones y la gente más humilde ha perdido sus bienes muebles y sus casas de habitación; mientras tanto, en el otro lado de la realidad, por más fuerte que llueva, aquellos que estamos ajenos a esa tragedia humana, seguimos nuestra vida como si nada pasara, es decir, indiferentes al sufrimiento de nuestros compatriotas.

A lo largo de la historia los más perjudicados con los desastres naturales han sido las personas más pobres. Se trata de una situación complicada porque muchas edificaciones surgen a partir de la posesión de terrenos que no son reivindicados por ningún propietario privado o público, casi siempre cerca de ríos o en las laderas de las montañas; dicho de manera sencilla, los menos pudientes deben de afincarse en las zonas más peligrosas del país, pero esto no es nada diferente de lo que ocurre en otras partes del mundo.

Lo importante es que las personas vivan seguras y con el menor riesgo posible, aspecto que debería ser garantizado por las municipalidades y por el Estado costarricense. En el caso de estas dos autoridades ha habido negligencia, entre otras cosas, por pura politiquería; no han querido importunar a estas personas asentadas en lugares peligrosos, ya que representan votos en las elecciones locales y nacionales, aspecto que frena a los políticos por el temor a perder esos votos.

La pobreza va a seguir aumentando y este tipo de riesgos se van a incrementar también. En muchos casos estamos a tiempo para evitar tragedias, existen estudios geológicos que han advertido del riesgo de deslizamientos o de inundaciones; también hay estudios de ingeniería advirtiendo de riesgos estructurales en puentes y carreteras, en fin, no es por falta de estudios que se dan las tragedias, sino por la inacción de los responsables de la prevención y la ejecución de las acciones necesarias para salvar vidas y bienes de diverso tipo.

Lo importante es que cada costarricense viva seguro y eso es un objetivo que debe garantizar el Estado. Se trata de la responsabilidad, quizás, más básica que se le ha encargado a cualquier Estado en el mundo a lo largo de la historia. Todas las autoridades deberían tener absoluta claridad que: lo más importante son las personas y su seguridad en todos los ámbitos.

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columna poliédrica.blogspot

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Muy de acuerdo. Nada más añadir que iremos de mal en peor, porque una familia pobre que lo pierde todo aumenta el número de los más pobres. Una familia de clase media que lo pierde todo aumenta el número de personas que se dirigen a ser pobres en el futuro. Estamos entonces creando mayor cantidad de pobreza con cada inundación y con cada deslizamiento que arrasan con viviendas y dejan a las personas sin nada que puedan recuperar. Lo más indignante es que desde el 2009 hay un documento de MINAE llamado estrategia sobre cambio climático. Es muy interesante leerlo ya que las autoridades desde el 2009 están conscientes de muchas cosas y no han hecho nada en materia de infraestructura y de otras cosas para resguardarnos como costarricenses de los efectos del cambio climático. El documento del 2009 puede descargarse.
    https://cambioclimatico.go.cr/wp-content/uploads/2018/08/ENCC.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias