IMAGEN

Concesión de la carretera Alajuela-San Ramón

Fuente: Luís Guillermo Solís Rivera  |  2013-04-08

TRINCHERA CIUDADANA

El próximo jueves 11 de abril, en ocasión de la conmemoración de la victoria de las armas centroamericanas en la Batalla de Rivas en 1856, las comunidades de la región occidental del Valle Central realizarán una gran demostración de repudio a la concesión de la carretera Alajuela-San Ramón. Ahí estaremos miles y miles de costarricenses acompañándolas, convencidos de los nefastos procedimientos seguidos en la adjudicación de ese contrato y más todavía, de los términos del mismo.  Una vez más, el pueblo indignado tendrá que salir a defenderse de los despropósitos de un gobierno que, al igual que su predecesor, continúa favoreciendo a intereses privados cuya defensa, a juzgar por la recurrencia en los nombres de algunas de las empresas y personas involucradas, revela vínculos opacos que en lesionan el bien común.

Sobre las dudas de orden técnico que el contrato plantea, ya se ha dicho mucho.  Sin embargo a mi juicio el problema principal de este nuevo sainete no se encuentra ahí.  La carretera podría ser la “mejor del mundo” e igual generaría significativas dudas en la ciudadanía.  De hecho, comparada con otras aventuras anteriores (no digamos ya la Trocha pero sí la vía a Caldera), la concesión actual luce como casi un “modelo” de excelencia constructiva.  No obstante lo anterior, habría que preguntarse, lo han hecho ya las comunidades y gobiernos locales de casi toda la zona afectada, cómo es que tanto la Contraloría General de la República, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes como en especial el Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI) han participado y autorizado semejante esperpento. También habría que colocarlo en perspectiva como lo ha hecho con especial lucidez hace pocos días el Dr. Jaime Ordóñez, pues no es el primero que se ha producido en los oscuros sótanos donde han tomado decisiones los últimos gobiernos del PLN.

Hay una larga lista de reclamos, todos ellos justificados, respecto al fondo de la concesión.  Quizá el más conocido, por el impacto económico que produciría sobre la vida de las y los habitantes de Occidente, tiene que ver con el elevadísimo incremento en el costo de los peajes por el uso de la carretera. Este factor es agravado por el hecho de que no se ha explicado de manera convincente las razones que justifican un aumento tan desaforado cuya imposición lesionaría de manera directa y cotidiana los presupuestos de decenas de miles de personas independientemente de la actividad productiva que realicen o sus niveles de ingreso. Ante estas denuncias, la única respuesta oficial ha sido que la fijación de las abusivas tarifas ha sido “técnicamente” realizada y que, aún si es elevado, el costo devendrá en “miles de colones de ahorro” en tiempo y desgaste vehicular.

Detrás de esa queja ciudadana se oculta la principal objeción política que se podría señalar al contrato: la absoluta falta de consulta y el desparpajo del gobierno al no dar la cara ante las comunidades y ciudadanía afectadas. Aunque pareciera demasiado abstracto frente a otras denuncias –como el hecho de que la carretera en lo fundamental no será construida ni reconstruida por la empresa concesionaria- la falta de consulta y el no querer dar explicaciones hasta tanto la concesión ya fuera un hecho consumado, es el mejor ejemplo de un pecado capital que no debe pasar inadvertido porque representa la forma de hacer política que debe desterrarse de la vida nacional.  Ya es tiempo de que se detenga esta práctica y que se la sustituya por la de la transparencia y la rendición de cuentas.  Y no se trata ni de satanizar a la figura de la concesión de obra pública ni de “obstaculizar el desarrollo nacional”.  ¡Lo que exigimos, es claridad!

Comentarios

  • Enrique Pacheco 2013-04-08 Como les cuesta hablar claro a los politicos. No sabemos de que claridad habla L.G. Solis..Digales ladrones, vende patrias. Eso es lo que son.
  • Juan Félix Montero Aguilar.2013-04-08 Insisto en que debemos crear una empresa estatal especializada en la construcción de carreteras que funcione con los mejores controles de calidad y eficiencia empresarial.
  • Rodrigo Cabezas2013-04-08 Esa empresa estatal ha estado formada por muchos años, se llama Ministerio de Obras Públicas, empresa que ha construido cientos de obras en todo el país; hasta que los ladrones que nos han gobernado, tanto de Liberación como del PUSC, decidieran que no servía y que debíamos darle los negocios a sus compinches. Recordemos que con liderazgo costarricense se construyó un ferrocarril al pacífico, con tecnología limpia ( eléctrica ) producida por nosotros.
  • Al2013-04-08 Ojalá la oportunidad no se deje perder para que los ciudadanos nos preguntémos qué es gobernabilidad y qué democracia, y que nos preguntemos también sobre quien define temas como interés público y conveniencia pública cuando se trata del uso de la plata del Estado (por supuesto también cuando se trata de préstamos que se hacen en nombre de todos).

Su comentario

Nombre

ue9ofy

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢533.94
VENTA ¢545.49
Encuesta

¿ Apoya usted la huelga a favor de los servicios esenciales como salud o seguridad ?

  • Si
  • No
Lotería
Sorteo: Setiembre

Primer premio

Segundo premio

Tercer premio