sábado 1, octubre 2022
spot_img

El taconazo

José Figueres Ferrer, conocido popularmente como don Pepe, fue amado y odiado, hacia él no cabían sentimientos ambiguos: ¡o lo odias o lo amas! Le dije a un amigo de juventud, no puede serte indiferente su figura. Cuando Pepe metió un taconazo, acabó con el ditirambo entre Oduber y Carazo, los dos querían ser el candidato de 1970, eso causó pugnas internas serias que amenazaban al estado solidario de Costa Rica. Pues don Pepe la dirimió con un taconazo, y es que don Pepe era bajito de estatura y utilizaba zapatos con un tacón cubano que le hacía parecer más alto (no más grande que estatura como estadista le sobraba), pues eso le acarreó él sobre nombre de “Pepe tacones”.

Por cierto poco conocido entre nosotros fue su inmensa figura de líder y de estadista, que lo llevó a dictar cátedra en universidades prestigiosas alrededor del mundo. Don Pepe era un verdadero enigma, incluso entre sus seguidores, hombre de reservado hablar, más metido en la finca trabajando junto a sus peones y las tardes y noches estudiando en la lucha, fue un intelectual autodidacta.

Contaba don Christian Rodríguez que lo encontraba en la biblioteca pública de Boston, todas las tardes leyendo: Spencer, Haynes, Smith, Schopenhauer, Etc. Mi tía Zoila, quien trabajó en la clínica del doctor Mariano Figueres, contaba como Pepe le devolvía el dinero que su padre le enviaba a Boston, él trabajaba en EE.UU., después regresó con una platilla y compró la “Lucha sin fin”, una enorme finca en los lados de San Cristóbal, que trabajaba de sol a sol.

Entró en la escena política a raíz de un discurso político que dirigió al país en 1942, desde radio América Latina, previamente anunciado por don Francisco Orlich y don Alberto Martén, que puso expectante a la gran mayoría de la población, el gobierno lo manda aprehender y lo encarcela para enviarlo a un campo de concentración en Miami. Se le tildaba de colaborador del nazismo, de parte de los EEUU, así que iría a pasar varios años a un campo de concentración.

Gracias a la diligencia de don Chico ante Manuel Mora Valverde, a la sazón presidente del congreso, logra enviarlo a Él Salvador, donde escribe su mágico manifiesto “Palabras gastadas”, dedicado a don Ricardo Jiménez Oreamuno, este librito lo inmortaliza y convierte en líder de la oposición al gobierno calderonista.

En estos días, cuando durante ocho años hemos naufragado en un mar de desaciertos, aparece José María Figueres, el hijo de don Pepe y expresidente, ante la multitud de pre candidatos que llevan al PLN hacia la derrota y más desgobiernos, aparece José María y sin dar un “taconazo”, logra la adhesión de dos precandidatos, mientras otros hacen lobby para ver si si o si si.

A José María se le acusa de haber huido diez años del país hasta la prescripción del caso Alcatel, pero la pregunta es cómo podía quedarse si había órdenes del poder económico de hacerle lo mismo que se hizo a Miguel Ángel Rodríguez y a Rafael Ángel Calderón, humillarlos y desacreditarlos porque eran líderes indiscutibles. José María hizo lo que cualquier mente sensata hubiera hecho, se fue y de paso se dedicó a lo que le gusta: estudiar el desarrollo sustentable, convirtiéndose en líder incuestionable en ese campo.

El PLN enfrenta un reto inmenso, por un lado el crecimiento cada vez más desmedido de las diferencias entre las clases sociales nuestras, y el empoderamiento de un grupo comunista firmemente arraigado en los jóvenes. La inmensa cantidad de candidatos a candidato (sic) es innecesaria, un solo líder puede levantar otra vez la bandera de la justicia social, sin destruir al sector empresarial.

Ya llega la hora de otro “taconazo”.

(*) Dr. Rogelio Arce Barrantes es médico

Más noticias

12 COMENTARIOS

  1. Los “jóvenes comunistas” no han salido de la nada, sino gracias a muchos acomodados adultos que solo han pensado en si mismos (no en el país) y han sido consumidos por la corrupción galopante que los viejos provocaron con sus posiciones neoliberales y desarrollistas. Al menos hay ahora, quien de verdad piense en el pueblo, lástima que haya sido con tan pocos adultos y viejos (no contaminados), aportándoles dirección y experiencia.

  2. el problema en costa rica es que es una poblacion hipocrita, come santos y caga diablos y buenos para juzgar. Es cierto, en su lugar cualquiera hubiera hecho lo mismo. Costa Rica es un infiernillo de malandrines. Mas bien fue valiente en regresar, yo me hubiera quedado alla.

  3. Publicidad para «chema-tamales», doc?

    Pues muchos preferimos socialismo como el de Villalta, que no entiendo por qué lo desprecian tanto.

    • Un socialismo como el de Villalta es igual al socialismo como de Chávez o Maduro, por eso es que lo despreciamos tanto. No es una fantasía es una realidad, solamente que por conveniencia, cálculo político y simple hipocresía, Villalta siempre lo ha ocultado, pero no le ha servido de mucho.

  4. El PLN es un nido de culebras!!!, de ahí no se rescata nada.
    Doctor, cuando salga del balcón verde, revise que lleve la billetera…

  5. Otra derrota es lo que le esperaba al pln. En la asamblea legislativa son mayoría en diputados y no defiende al pueblo ni al trabajador. Al contrario son cómplices del gobierno vendido pac y opresor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias